Un aniversario con espíritu de Mujer

Crítica a Cuarto Aniversario de Stravaganza

AniversarioStrav1.jpg

No es una noche como cualquier otra en el Bar Sabor a Mí. No es una noche como cualquier otra para la ya reconocida y prolífica productora de las hermosas Fragi LeMalizia y Merken Frenesí. ¿Quieren saber por qué? Me los imagino, queridos lectores, gritando al unísono al más puro estilo de un público burlesquero: ¡SÍÍÍ! Pues la razón de esto es el fantástico cuarto aniversario de Stravaganzza que llenó nuevamente nuestros corazones y nos mostró, como siempre, el espíritu del burlesque como Dios manda. La noche estuvo llena de estrellas conocidas y alginas un poco más nuevas, pero ninguna decepcionó es su más puro estilo único e individual. A pesar de que sentimos la falta del espíritu masculino en piezas presentadas – problemático para algunos, pero nunca para mí –, esto se equilibró magistralmente por la presencia inconfundible de Mr. Io como el kitten de escena. Este deseable personaje, con un atuendo que nos hacía recordar a Emcee de Cabaret, fue tan diligente con las prendas de las bailarinas como sensual en su contonearse al entrar en el espacio central. Ciertamente fue la dupla perfecta para la tradicionalmente fabulosa Maestra de Ceremonia Rebelle Furie. Con el vestido más corto que le haya visto a la época, provocativa y divertida como siempre, es el rostro que siempre nos invita todo evento de Stravaganzza y, esta vez, tuvo un especial efecto de encendido en el público.

El primer bloque comienza se abre con la siempre increíblemente creativa Fragi LeMalizia, una de las dueñas del fundo. La sorpresa nos invadió cuando la mismos desfilar vestida de nada menos que una enorme torta de cumpleaños. Es necesario detenerse en y preguntarse qué pasará por la mente de esta belleza para que se le prenda el foco tan ingeniosamente. La prolijidad del de la manufactura es una marca incesante de las manos de Fragi y su vestuario lo demuestra nuevamente.

Fotógrafo: Alejandro Möller

A continuación, Madame Jolie nos presenta una pieza clásica moderna, con la típica canción I´m a Good Girl de la película Burlesque, realizo una entretenida performance llena de alegría y un orgásmicamente explosivo final de boas volando por los aires. Posteriormente sale a escena La Danzómana, que, aunque fue presentada como una “maldita lisiada”, al parecer esta fue una disculpa real que hacía la artista por haberse accidentado anteriormente. Al menos, eso fue lo que interpretó este humilde escritor. De todas formas, su clásico que mezclaba el uso de silla, movimiento de piernas expelían una pasión autoestimulante exótica gracias su vestuario, una moderna referencia a la danza de los siete velos. Lisiada o no lisiada, La Danzomana pudo cautivar incluso a Nandito con esta pieza.El primer bloque del evento aniversario cierra con una tradicional danza de gogo, pero algo picante se siente en el ambiente. Es Merken Frenesí, la otra patrona que viene a encender con una cómica sátira hacia el poserío angloparlante de algunos y decirnos soltemos la plata y la cadera al más puro estilo del reggaetón antiguo. Como siempre, una experta en la expresión y en encender al público como el ardor de su nombre.